El aparato excretor y la concentración de los residuos

» ¿Qué excreta el aparato excretor? ¿A caso es lo mismo el aparato excretor que el sistema urinario? ¿Cómo se forma la orina? Descubre esto y mucho más con nuestro artículo.

Estructura vascular de riñones de mamífero.
Estructura vascular de riñones de mamífero.

Continuamos nuestro particular viaje por el cuerpo humano con el aparato excretor. Como ya hemos visto en anteriores artículos distintos aparatos excretan sustancias de desecho, como el aparato digestivo o el aparato respiratorio. Entonces, ¿qué es lo que excretamos exactamente en el aparato excretor?

El aparato excretor: un error conceptual

Las definiciones del aparato excretor son amplias, sin embargo, todas coinciden en que se tratan de un conjunto de órganos y aparatos que intervienen en la eliminación de productos de desecho del metabolismo celular. Dentro de este tipo de sustancias, las principales serán: el dióxido de carbono, la urea junto con el ácido úrico y sustancia tóxicas ingeridas como puedan ser medicamentos, alcohol,…

Por tanto, debido a la variedad de sustancias de desecho es asumible suponer que el conjunto de órganos encargados de su excreción deben de ser características muy diferentes. Dentro de estos encontraremos:

  • El aparato respiratorio que expulsa el dióxido de carbono.
  • El hígado que expulsa los productos de desecho generados por la destrucción de la hemoglobina de los glóbulos rojos, así como pequeñas cantidades de colesterol y sustancias perjudiciales mediante la bilis al aparato digestivo.
  • Las glándulas sudoríparas que además de tener función termorreguladora excretan sustancias de desecho.
  • Aparato urinario, que será el que más importancia tenga, y por eso normalmente se utiliza el concepto aparato excretor para referirse únicamente a este, pese a ser una designación errónea.
Aparato urinario

El sistema urinario: riñones y vías urinarias

A la hora de hablar del sistema urinario debemos hacer una clara diferenciación entre los riñones y las vías urinarias.

Los riñones son los órganos encargados de la formación de orina con su unidad funcional y estructural –la nefrona– como principal protagonista de dicho proceso. Dentro del riñón podemos diferenciar distintas capas:

  • Corteza renal, que será la parte más externa del riñón.
  • Médula renal, donde encontramos las pirámides y columnas renales.
  • Pelvis renal, que recogerá la orina para llevarla a los uréteres.

En referencia a las vías urinarias, podremos encontrar:

  • Los uréteres: dos tubos de unos 28 centímetros de longitud que portarán la orina desde los riñones hasta la vejiga.
  • La vejiga urinaria: órgano con capacidad para almacenar orina. Cuando existe una alta cantidad de orina en la vejiga se da un reflejo de micción que expulsa dicha orina hacia la uretra. Cabe decir que ese reflejo de micción se puede controlar de forma voluntaria.
  • La uretra: será el conducto que expulse la orina al exterior del cuerpo. Hay que destacar que la uretra es diferente según el sexo, puesto que en el sexo masculino, la uretra transporta también el contenido del aparato reproductor.

Nefrona

La nefrona y la formación de la orina

Como hemos dicho anteriormente, la nefrona es la unidad funcional y estructural de los riñones. Este se encuentra compuesta por:

  • La cápsula Bowman: zona tubular que engloba un capilar plegado llamado corpúsculo de Malpighi.
  • El túbulo contorneado: dividido en túbulo proximal y distal en función de la distancia al corpúsculo.
  • Asa de Henle: tiene forma de U y se encuentra entre el túbulo proximal y distal.

En esta nefrona se realizará la formación de orina mediante diferentes procesos:

  • Filtración glomerular: durante la filtración glomerular se da la filtración del plasma sanguíneo de los capilares que forman el corpúsculo de Malpighi a la cápsula de Bowman. El líquido filtrado es muy similar al plasma sanguíneo, excepto por las proteínas, que no se filtran. Dentro de las sustancias filtradas encontraremos: agua, glucosa, sustancias de desecho –urea, ácido úrico,…–,…
  • Reabsorción tubular: en su recorrido por el túbulo contorneado se da la reabsorción de las sustancias necesarias por el cuerpo que se han filtrado anteriormente como puedan ser: agua, sales minerales y nutrientes como la glucosa, vitaminas,… De esta forma, se consigue una orina concentrada que reduce la pérdida de agua.

Las nefronas acaban en unos tubos llamados túbulos colectores que abocarán esta orina en la pelvis renal.

Bibliografía:

  • NIH. (24 de julio de 2021). Medline Plus. Información de salud para usted: Riñones y sistema urinario.
  • Cabrera, A. M. & Sanz, M. (2015). Biología y geología. 3º ESO. Madrid: Oxford Educación.