Anatomía y fisiología del corazón

» Descubre con este artículo todos los secretos sobre el funcionamiento del corazón. ¿Qué partes la constituyen? ¿Cómo bombea la sangre? ¿Qué patologías son frecuentes en este órgano?

Anatomía del corazón

El corazón, ese órgano tan importante para nosotros, al que culturalmente culpamos de nuestro mal de amores. Hoy en día nadie se cuestiona la importancia del corazón en nuestra vida, pero aún así lo seguimos maltratando, sin importarnos la labor que hace. Por eso, vamos a adentrarnos en él, a conocer su anatomía y su fisiología, y una vez los conozcamos bien, veremos algunas de las principales patologías que todos hemos escuchado alguna vez en la vida y a intentar conseguir que llevamos unos hábitos de vida saludables.

Anatomía del corazón

El corazón humano está formado por cuatro cavidades por las cuales pasa la sangre de forma secuencial, dos situadas en el lado derecho y dos en el izquierdo.

  • Aurículas: son las cavidades situadas en la parte superior del corazón, están constituidas por paredes finas, poco musculares y son las cavidades del retorno sanguíneo.
  • Ventrículos: están dispuestos en la parte inferior, tienen gran cantidad de músculo por lo que sus paredes son gruesas y son las cavidades encargadas de bombear sangre al cuerpo.
  • Septo: es el tabique que se encuentra entre las dos aurículas y entre los dos ventrículos.
  • Arterias: son las encargadas de conducir la sangre hacia afuera del corazón.
  • Venas: llevan la sangre de vuelta al corazón.
  • Válvulas cardíacas: se encuentran en los orificios que comunican las aurículas con los ventrículos. Cuando se abren, dejan pasar la sangre, posteriormente se cierran e impiden el retroceso de la sangre.
    • Tricúspide: controla el paso de la sangre desde la aurícula derecha al ventrículo derecho, consta de tres valvas.
    • Mitral: se encuentra entre la aurícula izquierda y el ventrículo, y está formada por dos valvas.
  • Válvulas arteriales: se encuentran entre los ventrículos y las arterias y su función es evitar el retroceso de la sangre tras la expulsión hacía todo el cuerpo.
    • Aórtica: se encuentra entre el ventrículo izquierdo y la arteria aorta
    • Pulmonar: se encuentra entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar.
Placa de torácica en rayos X

Fisiología del corazón

Como hemos visto anteriormente, el corazón tiene dos cavidades en el lado izquierdo. La primera de ellas es la aurícula izquierda, la cual recibe la sangre oxigenada que llega desde los pulmones a través de las venas pulmonares.

Posteriormente esta sangre pasa al ventrículo izquierdo, con la apertura de la válvula mitral, mientras la válvula aórtica se encuentra cerrada. El 70% del volumen de sangre que llega a los ventrículos lo hace de forma pasiva por la apertura de las válvulas, el volumen restante llega activamente por la contracción de las aurículas. A este período del ciclo cardíaco en el cual los ventrículos están relajados y se están llenando de la sangre procedente de las aurículas se denomina diástole.

Una vez el ventrículo izquierdo está lleno de sangre, la válvula mitral se cierra y se abre la válvula aórtica. El ventrículo se contrae y provoca que la sangre salga hacia la arteria aorta, la cual se ramifica para todas las regiones corporales, incluso hacía el propio miocardio. Este proceso de contracción y eyección de la sangre se conoce como sístole.

Una vez esta sangre ha recorrido todo el circuito sistémico, pasando por todos los tejidos sistémicos, regresa al corazón por las venas cavas, las grandes venas colectoras del cuerpo. Estas venas desembocan la sangre en la aurícula derecha, y esta sangre, durante la diástole, pasará al ventrículo derecho a través de la apertura de la válvula tricúspide.

A continuación, en la sístole, el ventrículo impulsará la sangre hacía la arteria pulmonar con la apertura de la válvula pulmonar. Una vez la sangre recorre los pulmones y se oxigena, regresa a la aurícula izquierda por las venas pulmonares y vuelve a empezar el ciclo cardíaco.

Como curiosidad, cuando las válvulas se cierran producen unas vibraciones que se oyen con el fonendoscopio conocidas como ruidos cardíacos.

Defecto congénito del corazón

Patología del corazón

Las enfermedades del sistema circulatorio fueron la principal causa de defunción en España en el año 2018, según el INE. Algunos de los factores de riesgos más importantes son la hipertensión, el colesterol alto, el tabaquismo, la obesidad, el estrés y el sedentarismo. A continuación, vamos a estudiar algunas de estas enfermedades.

  • Infarto agudo de miocardio: es la muerte de una porción del músculo cardíaco por falta de riego sanguíneo causada por la obstrucción de la arteria correspondiente. La obstrucción de las arterias puede ocurrir por distintas causas, entre las más comunes encontramos la aparición de un coágulo sanguíneo y el depósito e infiltración de grasas en las paredes arteriales (aterosclerosis).
  • Angina de pecho: son los síntomas que aparecen por la falta de aporte sanguíneo al músculo cardíaco a través de las arterias coronarias que lo nutren. La principal diferencia con el infarto de miocardio es que aparece de forma progresiva y no provoca daño permanente en el corazón.
  • Muerte súbita: es la aparición repentina e inesperada de una parada cardíaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado. Su principal causa es una arritmia cardiaca llamada fibrilación ventricular que provoca que el corazón no tenga capacidad para contraerse de forma organizada, dejando de latir.
  • Tromboembolismo pulmonar: es el taponamiento de una parte de la arteria pulmonar a causa de un émbolo o trombo que procede de otra parte del cuerpo. La mayoría de estos trombos se forman en las venas de las miembros inferiores y migra hasta la arteria pulmonar. Esta oclusión afecta tanto a los pulmones como al corazón, ya que una parte de los pulmones no recibe sangre venosa y por tanto no podrá oxigenarla, repercutiendo en la cantidad de oxígeno que llegará al resto del cuerpo. Y, por otra parte, el corazón seguirá bombeando sangre hacía los pulmones, pero por la oclusión la presión aumentará dentro de la arteria pulmonar, debilitando el ventrículo derecho del corazón.

Bibliografía:

  • Fundación Española del Corazón. (11 de abril de 2021). Enfermedades cardiovasculares.
  • Hill, R; Wyse, G & Anderson, M. (2012). Animal physiology. Third edition. Sunderland, Mussachusetts: Sinauer Associates
  • López, A. & Macaya, C. (2009). Libro de la salud cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos y de la Fundación BBVA. Bilbao: Fundación BBVA