Australopithecus: el primer homínido

» Descubre en este apasionante artículo los primeros pasos evolutivos de nuestra especie. ¿Quiénes eran los Australopithecus? ¿Se les podía considerar humanos? ¿Cuántas especies conocemos actualmente?

Australopithecus sediba

“Look for the girl with the sun in her eyes, and she's gone. Lucy in the sky with diamonds, Lucy in the sky with diamonds, Lucy in the sky with diamonds […]”. Alguien dirá “¿a qué viene esto?”. Pues bien, entre otras cosas, hoy hablaremos de Lucy. Lucy es un ejemplar hembra de Australopithecus afarensis encontrado por Johanson en Hadar (Etiopía), en 1974. Su hallazgo fue de gran relevancia para poder reconstruir la locomoción de esta especie y afirmar su bipedismo. Johanson la nombró Lucy en honor a la conocida canción de The Beatles “Lucy in the Sky with Diamonds”, y las malas lenguas -y no tan malas- dicen que este nombre hace referencia al LSD, sí, el alucinógeno. Y es que Johanson decía que el encuentro con Lucy, posible antepasado nuestro, fue algo místico.

Ya sabemos que cuando hablamos de evolución, hay amplias discusiones sobre qué especie puede ser nuestro antepasado, los diferentes géneros, etc. La comunidad científica continúa trabajando alrededor de cómo categorizar el proceso de hominización. Un ejemplo es el caso del Ardipithecus ramidus, que en un primer momento fue considerado un Australopithecus. Sin embargo, algo que sí sabemos con cierto grado de certeza es que los australopitecos, también llamados australopitecinos, fueron los primeros homínidos. Su hallazgo fue clave en el estudio de la evolución humana, pues se trata del primer homínido bípedo.

Cuando hablamos del Australopithecus, nos referimos a un género con diferentes especies, muchas de las cuales coexistieron en África hace entre 4 y 2 millones de años. Entre los diferentes australopitecos existía gran diversidad, sin embargo, compartían algunos rasgos comunes que son los que los agrupan como género. A lo largo de este artículo hablaremos sobre sus características, los diferentes australopitecos que conocemos y su alimentación.

Características de los Australopithecus

Este género apareció hace 4 millones de años, se cree que en el territorio que actualmente son Etiopía, Chad, Kenia, Tanzania y Sudáfrica. Se vio aislado en la sábana debido a cambios climáticos importantes. A raíz de esta situación, estos primeros homínidos se vieron obligados a abandonar su modo de vida arborícola y adaptarse a este nuevo medio. Como consecuencia de estas adaptaciones, se dieron algunos cambios morfológicos que tuvieron una gran importancia en su momento y que han definido el proceso de hominización hasta llegar al H. sapiens actual. Las principales características son las siguientes:

  • El bipedismo. Según sus restos fósiles, se puede afirmar que tenían la columna vertebral directamente insertada en la base del cráneo, es decir, estaban capacitados para erguirse. Esta característica es clave para comprender la evolución de la especie. El bipedismo permitió liberar las extremidades anteriores y, por ende, desarrollar la capacidad del uso de herramientas, técnicas, etc.
  • Eran pequeños y delgados. Esta característica variará según la especie, pero de media, alcanzaban los 1,2 – 1,4 metros de estatura.
  • Marcado dimorfismo sexual en algunas de las especies. Por ejemplo, el A. africanus macho era mucho mayor que la hembra, y del mismo modo ocurría con el A. afarensis. Sin embargo, en comparación, el Homo sapiens tiene un dimorfismo sexual mínimo.
  • El tamaño del cerebro es de 450 cm3 aproximadamente. Tenían unos cráneos alargados, con mandíbulas grandes.
  • Gracias al estudio de la dentición, se sugiere que eran omnívoros. Probablemente, se alimentaban de frutos, vegetales y carroña. Aun así, se considera que mayoritariamente la dieta estaba basada en vegetales. Tiempo más tarde, especies del género Homo, como el H. habilis o el H. rudolfensis incorporarían mayores cantidades de carne.
Cráneo Australopithecus

Principales Australopithecus

Como ya hemos comentado, actualmente no hay consenso sobre algunas categorizaciones de los diferentes homínidos. Por ejemplo, a día de hoy hay quienes consideran que las especies boisei y robustus no deben ser ubicadas en el género Australopithecus, sino en el Paranthropus. Por ello, hablaremos únicamente de siete australopitecos:

  • Australopithecus anamensis: es el Australopithecus más antiguo conocido. Ocupó la zona de Kenia hace unos 4,1 - 3,9 millones de años. Presentaban una mandíbula estrecha, como los chimpancés, y evidentes rasgos de adaptación al bipedismo.
  • Australopithecus afarensis: se encontraron los primeros restos en Etiopía. A esta especie corresponden los restos de la famosa Lucy. Habitó hace unos 3,9 - 3 millones de años. De ellos conservamos una clara prueba de su andar bípedo: más de 30 huellas de tres individuos que quedaron impresas en una capa de cenizas volcánicas (Laetoli, Tanzania). Presentaban un marcado dimorfismo sexual.
  • Australopithecus bahrelghazali: es el único encontrado en África oriental, en concreto en Bahr-el-Ghazal, en Chad. Tan solo se encontró la mitad anterior de una mandíbula. Data hace unos 3,5 - 3 millones de años.
  • Australopithecus deyiremeda: habitó hace unos 3,5 - 3 millones de años, coexistiendo con el A. afarensis, habitando ambos en la misma región de Etiopía.
  • Australopithecus africanus: hay quien los considera los últimos A. afarensis, siendo, pues una especie polimorfa. Se sitúan en un periodo comprendido entre hace 3 - 2 millones de años. Presentaban un notable dimorfismo sexual.
  • Australopithecus garhi: se sitúa hace 2,5 millones de años. Fue encontrado en Etiopía. Poseía grandes caninos y premolares. Se baraja la posibilidad de que fuese el primer homínido en desarrollar la industria lítica, aunque esta posibilidad continúa siendo discutida.
  • Australopithecus sediba: es el australopiteco más reciente, data de hace 2 millones de años. Sus características lo acercan al género Homo, por lo que es considerado el antepasado directo más factible del H. sapiens. Fue descubierto en Sudáfrica.
Reconstrucción cráneo Australopithecus sediba

Extinción de los Australopithecus

No se sabe exactamente cuál fue el motivo de la extinción de este género. Se calcula que sucedió hace alrededor de dos millones de años y, probablemente, se debió a la competencia con el género Homo.

Bibliografía:

  • Enríquez, E. A. (2008). Registros fósiles sobre la evolución humana en el plioceno. Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Vol. 102, Nº. 1, pp 185-199
  • Marmelada, C. A., & de Igualada, C. E. M. (2007). ¿Comer carne nos hizo inteligentes?. Ciencia Cognitiva: Revista Electrónica de Divulgación, 1, 18-20.
  • Verdú, J. M., & Cisneros, F. J. B. (2007). Hortalizas y verduras en la alimentación mediterránea (Vol. 43). Universidad Almería