Enfermedades de transmisión sexual: causas y consecuencias

» Las enfermedades de transmisión sexual continúan siendo hoy en día unas grandes desconocidas para gran parte de la sociedad. Descubre con este artículo cómo prevenirlas, qué tipos existen y cuáles son los agentes que las provocan.

Preservativo femenino

Seguramente habrás escuchado miles de veces hablar sobre las enfermedades de trasmisión sexual, pero ¿realmente sabes en qué consisten y la importancia de su prevención y tratamiento? Sigue leyendo y te contamos datos muy interesantes sobre ellas y sobre su prevalencia en la población.

ETS como concepto

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), también denominadas infecciones de transmisión sexual (ITS), son infecciones que se transmiten entre personas por medio de las relaciones sexuales y pueden estar causadas por bacterias, virus, hongos, parásitos y protozoos. Normalmente se transmiten por contacto sexual, bien sea anal, vaginal u oral. Pero algunas también se pueden transmitir por otras vías, como la sangre y hemoderivados, por ejemplo, compartiendo agujas.

Los datos sobre estas enfermedades son aterradores, cada día un millón de personas contraen una ETS. Seguramente te preguntarás cómo son posibles estas cifras tan altas, y es que la mayoría de las personas que están infectadas son asintomáticas o tienen síntomas poco expresivos. Este hecho, ayuda a la transmisión de la infección y a la complicación de la enfermedad sino se trata adecuadamente, afectando incluso a la salud reproductiva.

Pruebas técnicas a preservativos

ETS más frecuentes: causas y consecuencias

Sífilis

La sífilis es una infección causada por la bacteria Treponema pallidum. La mayoría de los casos son asintomáticos, y se puede transmitir por contacto sexual con una lesión sifilítica y por sangre.

En aquellos casos con síntomas, estos suelen aparecer entre 20 y 40 días tras el contacto sexual, y normalmente se presenta una úlcera no dolorosa. Pasadas 6-8 semanas esta desaparece, es lo que conocemos como sífilis primaria. Pero, si esta infección no es tratada, la enfermedad puede progresar a otra etapa conocida como sífilis secundaria, en la que se pueden producir erupciones en la piel altamente transmisibles.

Si no se trata adecuadamente aparece un período de latencia (sífilis latente) en la que no se observan síntomas, y posteriormente ,en aproximadamente 1 de cada 10 personas con sífilis no tratada, pueden aparecer alteraciones a nivel cardiovascular o neurológico (sífilis terciaria).

Gonorrea

La gonorrea está producida por la infección con la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Los síntomas suelen aparecer entre 2 y 7 días después del contacto, pero más del 50% de las mujeres y del 10% de los hombres no presentan síntomas.

Los síntomas más frecuentes son secreción amarillenta y molestias al orinar. Además, también se pueden producir infección faríngea y anorrectal. Algunas de las complicaciones observadas son la esterilidad y alteraciones en otros órganos como articulaciones y piel. Cabe destacar, que se pueden transmitir en el momento del parto al recién nacido produciendo conjuntivitis.

Clamidiasis

La clamidiasis es la infección causada por la bacteria Chlamydia trachomati. Entre las personas que sufren la infección por clamidia, más del 70% de las mujeres y del 50% de los hombres no presentan síntomas. Encaso de manifestarse suelen aparecer entre los 7 y los 21 días tras el contacto.

En los hombres los síntomas suelen ser una secreción clara y transparente acompañada de molestias al orinar. Mientras que en las mujeres se observa un aumento del flujo, alteraciones en la menstruación o sangrado tras las relaciones sexuales.

Entre las complicaciones detectadas destacamos la esterilidad, la afectación de la vejiga, enfermedad inflamatoria pélvica y embarazos extrauterinos. Además, si la mujer está embarazada durante el parto puede trasmitirle la infección al feto produciendo conjuntivitis, infecciones en el oído o incluso infecciones pulmonares.

Tricomoniasis

La tricomoniasis o infección por tricomonas está causada por el parásito Trichomonas vaginalis. Es más probable que las mujeres presentan síntomas, el 50% de ellas son asintomáticas frente al 80% de los hombres. Los síntomas suelen aparecer entre 3 y 28 días después de la infección.

Principalmente la tricomoniasis se manifiesta por una infección vaginal con un flujo espumoso y con sangre. Además, se acompaña de picor en la vagina, inflamación del ganglio de la ingle y dolor al orinar. En los hombres causa irritación en el pene, ardor después de orinar o eyacular.

Hepatitis B

La hepatitis B está causada por el virus que conocemos con el mismo nombre, virus de la hepatitis B (VHB). El 96% de los casos de infección por VHB no tienen síntomas y se curan por sí solos. El período de incubación del virus es de entre 45 y 180 días.

La transmisión del virus se puede producir por tres vías: parenteral (transfusiones, material de inyección, tatuajes...), de madre a hijo y sexual. Cabe destacar, que los portadores asintomáticos del virus pueden transmitir la infección a sus contactos sexuales. Por ello, se recomienda la vacunación frente a la hepatitis B.

Infección genital por Virus Herpes

La infección genital por Virus herpes es causada por el Virus herpes simple tipo 2. Existen dos tipos diferentes de Virus herpes simple, el tipo I (VHS-I) que afecta a labios, nariz y zonas próximas, denominado Herpes labial; y el tipo 2 (VHS-2), el cual causa infección en la zona genital y anogenital, conocido como Herpes genital.

Los síntomas aparecen entre 2 y 20 días tras el contacto sexual, provoca la aparición de ampollas o úlceras dolorosas en la zona donde se ha producido la infección. Una vez la lesión está recuperada, el virus continúa latente en el cuerpo, y cuando el sistema inmunitario está debilitado o a causa del estrés vuelve a producir infección. Es importante destacar, que en estado de latencia igualmente se puede transmitir la infección y en el momento del parto se puede trasmitir al recién nacido.

VIH

El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana, el cual produce el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). El VIH se puede transmitir por vía parenteral, sexual o de madre a hijo.

Si el VIH no es tratado, con el paso del tiempo puede producir un deterioro progresivo del sistema inmunitario por la destrucción de sus células, con la aparición de síntomas poco específicos como son la fiebre, diarrea, disminución del peso, etc., hasta que en una fase más avanzada de la enfermedad aparecen las denominadas infecciones oportunistas, que son las causantes del SIDA. Actualmente, gracias a los tratamientos tempranos con antirretrovirales en las personas infectadas con VIH se puede prevenir el SIDA.

Virus del papiloma humano

El virus del papiloma humano (VPH) causa, normalmente, infecciones asintomáticas. Actualmente se conocen más de 100 tipos de VPH, entre los cuales, 40 pueden infectar al ser humano.

La infección por VPH en más del 80% de los casos es transitoria y el virus se elimina espontáneamente sin presentar síntomas. Pero, en ocasiones, se puede producir una infección persistente en la que aparecen verrugas genitales, cáncer de cuello de útero o cáncer anogenital. Lo primeros síntomas pueden aparecer hasta 20 meses después del contacto sexual. Es importante la vacunación contra el VPH.

ETS: un problema aún sin resolver

Finalmente, vamos a exponer algunas cifras para comprobar la magnitud del problema al que nos enfrentamos globalmente. En 2016 la OMS estima que había 127 millones de nuevas infecciones de clamidiasis, 87 millones de gonorrea, 6’3 millones de sífilis, 156 millones de tricomoniasis, más de 500 millones de persones tienen infección genital por VHS, más de 300 millones de mujeres infectadas por VPH y cerca de 240 millones de personas padecen hepatitis B crónica.

Con todas estas cifras, podemos llegar a la conclusión de que es muy importante el diagnóstico temprano de la infección y su tratamiento adecuado, pero aún es más importante la prevención. ¿Y como prevenir una ETS? Muy simple, usando preservativo durante las relaciones sexuales.

Bibliografía: